domingo, 20 de septiembre de 2009

No Prendan Fosforo Junto al Muerto




Federico
Herminio Huerta.
22/11/2008
A mi Hermana Mina


Por allá, por los años 40. En todos los barrios de la Habana, Había un bobo, un Borracho o un homosexual.
Federico, no era bobo ni borracho….Este amigo de ayudar a cuanta gente conocía, ayudaba a las viejitas a cocinar, limpiaba las casas de las personas impedidas, ya sea por la edad o por la enfermedad que padecían.
Mayeya está con dolores de parto! Allá va Federico a ayudarla a ir al Hospital.
Que al viejo Tobita lo atropelló una Guagua. Corre Federico al Hospital!
Cuquita cumple 15 años…Claro Federico la maquilla y le enseña a bailar.
En fin este Federico era imprescindible en nuestro barrio.
Pero Fedrico tenía un defecto….Bueno dos, el primero ya lo saben ustedes, Federico no se perdía un velorio por nada del mundo. El hacia alarde de haber ido a los velorios más famosos y rimbombantes de la época. Contaba que el velorio de Yarini (Chulo famoso). Había sido más populoso que el del Presidente Menocal. Y el de Rachel que ni se diga, aunque cuenta Federico que murió pobre…Federico no escatimaba y se gastaba sus ahorros en viajar a este y otro lugar, para no perderse un velorio famoso, Un día fue a los Estados Unidos para velar a una estrella del cine Mudo. El sueño de su vida era aparecer en la Revista Carteles o Bohemia, en un funeral.
Por allá por Isabela de Sagua. Murió Papa Montero. Guarachero, famoso por ser mujeriego y rumbero. Pero bueno ser mujeriego no es pecado y lo otro tampoco.
Y ustedes que pensaron…..Si …Efectivamente.
Federico tomo sus ahorros y algo que le prestaron y fue hasta la Terminal, se monto en la Camberra, que pasaba por Isabela y allá va Federico feliz hacia otro velorio más. Como la carretera Central da muchas vueltas, claro, esta carretera se hizo con el fin de que pasara por muchos pueblos y así los comerciantes tenían la oportunidad que al hacer escala los viajeros, pararan y consumieran productos en sus negocios y al mismo tiempo los Políticos aumentaban su fortuna con el dinero que le daban los comerciantes por desviar la carretera hacia su pueblo. Por eso en nuestros tiempos se construyo la popularmente ocho vías, que va recta por toda la isla y no entra en ningún Pueblo, será porque ahora no hay negocios, porque Políticos si quedan.
En todas las paradas por los distintos pueblos Federico iba a las Funerarias y se enteraba quien era el muerto y de que murió.
Y entre Muerto y Muerto, Federico llego a Isabela. No tuvo que preguntar. Pues Papa Montero era muy popular y a leguas se oía. Los tambores, y los lamentos, acompañados del coro. A llorar a Papa Montero……
Aquello estaba repleto de gente, a duras penas Federico llego hasta la viuda y le dio el pesame.De pronto siente un fuerte olor a alcohol, se preocupa, comienza a olfatear y se da cuenta que el olor mas fuerte venia del ataúd. Claro a Papa no le corría sangre por la venas, le corría alcohol.
En Cuba era muy usual tomar Café o Ron y encender un Havano.Que peligro!
Piensa Federico. Se puede incendiar la Funeraria. Y con tanta gente, esto puede explotar, ya el olor a alcohol invadía todo el espacio. Federico como siempre haciendo el bien, corre a la puerta y muy solemnemente. A todo el que entraba le decía.
¡ No prendan fosforo junto al muerto!
Aquella frase quedo en Cuba . Y no solo en los velorios, cuando alguien se pasa de copas la gente dice de forma jocosa. Oye, no prendan fosforo junto al muerto.

 
© 2007 Template feito por Templates para Você