miércoles, 23 de septiembre de 2009

Rita "La Unica"





Rita Montaner. "La Unica"








El 20 de agosto de 1900, nace en Guanabacoa, La Habana, Rita Montaner; artista de grandeza incomparable. A los tres años de edad comienza el aprendizaje del piano. Con 17 concluye los estudios de solfeo, teoría, armonía y piano, en el conservatorio Peyrellade, de su pueblo natal. Fue la primera voz femenina que se oyó por la radio de la Mayor de las Antillas el 10 de octubre de 1922, acompañada por la orquesta que dirigía Luis Casas Romero. Ese mismo año sobresale en los conciertos de música típica cubana que organizaba el maestro Jorge Anckerman en el Teatro Nacional.A partir de 1927, Rita marcó la fundación y posterior ascenso del teatro lírico cubano, con las temporadas del Teatro Regina, en la compañía organizada por Ernesto Lecuona y Eliseo Grenet.Alejo Carpentier, uno de los mas grandes intelectuales latinoamericanos, así la describe: “Dotada de un sentimiento rítmico fenomenal; manejándose con garbo y soltura; sabiendo hasta dónde podía valerse de los recursos adquiridos con el estudio del canto, capaz de solfear como pocas, tenía un instinto peculiar para estar dentro y fuera de la música interpretada, añadiendo de lo suyo a cualquier melodía. Y si lo afrocubano había sido muy mal visto hasta entonces por ciertos músicos empeñados en negar valor a esa aportación folclórica, Rita Montaner, contribuyó, en mucho, a destruir el absurdo prejuicio”En 1926 Rita realizó su primera salida al extranjero. Durante su estancia en Nueva York ofreció un concierto en el Hotel Plaza, hecho que le valió un contrato significativo. Cinco años después trabaja de nuevo en Estados Unidos. En París sustituyó a Raquel Meller, con un éxito impresionante, según periódicos de la época. Luego se presenta en España contratada por la compañía de Velasco.Por su gran calidad artística, Rita logró abarcar todos los géneros conocidos de lo música cubana. En1929, Alejo Carpentier escribió: “…fue Rita Montaner, la que desde el escenario del Palace, realizó una labor fecundísima para la divulgación de nuestros ritmos. Su Mama Inés estallaba cada noche en los feudos de Raquel Meller, con una elocuencia que convencía a los más tibios. Así como las criollas lánguidas, cantadas antes, eran calificadas por los oyentes de romanzas italianas, la linda composición de Grenet provocaba espontáneas ovaciones. Olía a Trópico. Tenía fragancia de fruta al sol y auténtica alegría arrabalera.”En 1932 comienza una exitosa gira por México y Argentina que luego se extiende por toda Latinoamérica. Filma La noche del pecado, el primero de quince filmes que rodara entre 1933 y 1954. De esta época destacan: Sucedió en La Habana, Romance del Palmar, María la O, Angelitos negros y La Única.Tres años después en el habanero teatro Martí entrega su versión de Cecilia Valdés, cuyo autor, Gonzalo Roig, escribió en la partitura de la zarzuela: “…genial, artística y sobresaliente interpretación de Rita Montaner, no me defraudó…”Rodrigo Prats, quien escribió para ella la zarzuela Amalia Batista, define lo unigénito de la artista: “En la temporada del año 32 al 36, ella formó parte de la compañía y estrenó muchas obras con nosotros, siempre de las más representativas. Hizo la Cecilia Valdés en varias oportunidades, pero también representó la Dolores Santa Cruz, que es un tipo completamente opuesto en voz, actuación y en todo, e hizo una verdadera actuación de este personaje (…) Resultó una gran embajadora de nuestra música. No hay un compositor cubano, desde los más notables a los menos destacados, a quien rita no le haya estrenado un número”A principio de los años cuarenta por la RHC Cadena Azul, hacía el personaje de La Chismosa, en el programa radial satírico-costumbrista que fue suspendido en 1942 por disposición del gobierno de Fulgencio Batista. Rita recibe el homenaje del Partido Socialista Popular. En 1946 sale al aire por la CMQ, Mejor que me calle, un espacio similar al prohibido antes en el cual Rita interpretaba a Lengualisa. Se afirma en el Diario de La Marina: “… (Rita) se burló de la politiquería en el poder y asumió su lugar junto al pueblo. Porque por ella hablaba el pueblo, gritaba el pueblo, protestaba el pueblo”En 1956 La Montaner se situó nuevamente en el primer plano de la opinión pública con la ópera La médium, cuyas trece representaciones hicieron época en el teatro Hubert de Blanck. Respecto a esta incursión en “lo culto” opinó el acuarelista de la poesía Antillana Luis Carbonell: “…me quedé asombrado del talento que Rita desarrolló ante un papel tan difícil, un papel que demanda de la artista una gran flexibilidad y unas dotes interpretativas de sumo alcance…”El 14 de julio de 1957 actuaba en la obra Fiebre de primavera, de Noel Coward, en la sala Arlequín, cuando perdió la voz casi por completo. La recuperó por milagro de la voluntad y la disciplina artística, para terminar lo que serían sus últimas funciones.Muy enferma ya, en 1957, se le dedicaba el más grandioso homenaje nacional tributado a una artista, trasmitido en cadena por CMQ TV y Canal 4, además de veinte radioemisoras. Participaron decenas de los mejores artistas cubanos haciendo votos por su mejoría.Tan pronto concluye el acto, Rita le entrega al diario Avance una breve carta que dice sin más: “Pueblo mío: Después del homenaje arrollador e indescriptible no encuentro palabras para dar las gracias y mi corazón hace tiempo se los di. ¿Qué más puedo decir? ¡Qué dios los bendiga!”El 17 de abril de 1958 como dijera el maestro Ernesto Lecuona, Cuba perdió una gran artista, y los que hacían música a una intérprete genial.

video video

 
© 2007 Template feito por Templates para Você